En Barinas las mujeres pedían combate


Marinela Araque River

El proceso Independentista venezolano, contó con el protagonismo de un aguerrido colectivo de mujeres de todos los estratos sociales que cumplieron múltiples roles en la lucha emancipadora.

mujeresFueron al campo de batalla, cumplieron acciones de espionaje, brindaron auxilio como enfermeras, se destacaron en el área de logística, partían a la guerra con sus compañeros cargando con sus hijos y los enseres del hogar. Igualmente, pedían participación igualitaria en los campos de combate.

Así quedó demostrado en la historia, cuando el 18 de octubre de 1811 un grupo de veintiuna mujeres de la provincia de Barinas enteradas de la invasión que intentaban los guayaneses por San Fernando, enviaron una petición al gobernador de la provincia Pedro Briceño del Pumar, con el título: “Representación que hace el bello sexo al gobierno de Barinas», publicado en Gaceta de Caracas, 5 de noviembre de 1811.

En esta carta manifestaban que se ponían a la orden para defender a Barinas, sin miedo a los horrores de la guerra. En la histórica misiva expresaban también, lo extrañadas que estaban por no haber sido tomadas en cuenta. Quizás porque eran del sexo débil, habían preferido eximirlas de las fatigas militares. Pero ellas conscientes del amor que profesaban a la patria, creían que no había obstáculos que ellas no pudieran vencer. Revestidas de un carácter firme y conociendo el peligro que acechaba, apartaron de un lado la flaqueza que se les atribuía, para ofrecerse a combatirla con la misma valentía que los hombres.

Una de estas mujeres anónimas e ignoradas por la historia, fue María del Rosario Iribarren, casada con Don José Manuel Equino. Una mujer barinesa que en su época fue capaz de suscribir esta carta llena del más sentido patriotismo. Es notable su tenacidad y valentía, el 10 de agosto de 1811 lo demostró una vez más, cuando decidió otorgar libertad a una esclava heredada por su padre de nombre María de La Luz de cincuenta años de edad, quien fue comprada en Araure en el año 1783.

Como lo reseña el historiador Samuel Hurtado (2010) “Un hecho sin precedentes en la historia de Barinas y de los pocos conocidos en nuestro país, porque para entonces, el esclavo era considerado una mercancía, una pieza a la cual se le podía tazar un valor, y para éste obtener la libertad tenía que comprarla, es decir, reunir en pesos la cantidad por el cual fue comprado o lo que valía en el momento, una tarea casi imposible que muy pocos esclavos lograron hacer efectiva.”

La actuación de María del Rosario Iribarren y de las demás firmantes, expresan el espíritu libertario y combativo de la mujer barinesa. A 200 años de esta heroica actuación y como se aproxima el 8 de marzo Día Internacional de la Mujer, es necesario recordar la acción de estas valerosas mujeres como ejemplo de entrega, abnegación y amor hacia Barinas.

En este sentido, se les debería rendir tributo construyendo un monumento conmemorativo en su memoria, que bien pudiera estar donde días antes estuvo la Redoma de Punto Fresco. Porque a nuestro juicio, a Zamora ya se le han hecho muchos homenajes. Pero se tiene una deuda con las primeras combatientes, porque esas mujeres si merecen llamarse así.

Asimismo, se contribuiría con la perspectiva de género como una estrategia para avanzar hacia la igualdad social. Además, porque los nombres de próceres dominan la nomenclatura de la ciudad de Barinas. Escasas dedicadas a santos y algunas a ciudades. Pocas gozan de reconocimiento femenino. Están a tiempo señores concejales y diputados, de reivindicar a la mujer barinesa en el imaginario de la ciudad.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s