Blanca Elisa Cabral en Sexo, poder y género


sexo poderConfieso que dejé de confesarme a los nueve años cuando el sacerdote en una insistente indagatoria me instaba a que le confesara en sus propias palabras: «Pero dime, hija, sin temor, tú cuando juegas con tus amiguitos ¿haces groserías con ellos?, bueno tú sabes… se desnudan, se revuelcan, ¿te dejas levantar la faldita…? [¿…?], dime qué sientes cuando alguno de tus amiguitos toca tus partes íntimas o te mete sus deditos»… [¿…?]. Salí despavorida y furiosa, hasta el día de hoy, nunca más me acerqué a un confesionario y mucho menos a los curas.
Blanca Elisa Cabral en Sexo, poder y género.
Editorial El Perro y la Rana
¡Palabra Comprometida con la Revolución Antipatriarcal!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s