Un Marqués sacado de la leyenda


gruberManuel Darío Gruber.-  Hace cerca de un lustro Edinson Pérez Cantor decidió seguirle las huellas a un singular personaje de la historia barinesa: José Ignacio del Pumar, el Marqués de las Riveras de Boconó y Masparro. El cronista, quien antes había sacado a la luz pública dos obras ensayísticas sobre Francisco de Miranda, entre otras de carácter histórico, penetra ahora (edición reciente) en la vida y obra del marqués, mediante un largo recorrido por los vericuetos de los hechos y situaciones que determinaron la conducta de un gran señor de la colonia y su actitud rebelde contra la Corona en un momento inicial de la lucha independentista de nuestro país.

Prolija la suma que aporta Pérez Cantor de datos sobre diversos hechos y acontecimientos acaecidos en Barinas en la época de la bonanza económica de esta región, la abundancia, la tenencia de tierras y la producción agropecuaria, en la que el Marqués del Pumar tuvo una actuación singular sobre la mayoría de sus paisanos y de buena parte de los llanos,siendo el principal terrateniente y figura prominente de la sociedad barinesa.

Prologado con acierto y en forma enjundiosa por los terrenos espinosos de la historia por el escritor Raúl García Palma, el libro nos resulta una suerte de mural en el que se muestran diferentes etapas de la vida y la actuación pública del personaje, así como un despliegue de hechos y situaciones acaecidos en Venezuela en los siglos dieciocho y diecinueve, la mayoría de ellos signados por la barbarie de los españoles con misiones del Imperio.

En “Tiempos del Marqués José Ignacio del Pumar” Edinson Pérez Cantor, al decir de García Palma, “ha vuelto al juego con la historia y parece que sale de ella sin zarpazos y sano”. Pero para ello, acotamos, apela a la ayuda de varios historiadores y cronistas que han tratado la figura del glorioso Marqués, entre ellos Asdrúbal González, José León Tapia, Luis García Müller, Lisandro Alvarado, César Acosta, Virgilio Tosta. Eduardo Arcila Farías, Germán Arciniegas. La orquestación histórica de Pérez Cantor nos lleva de la mano hacia los lugares más ocultos en la vida de José Ignacio del Pumar, desde el momento de convertirse en poderoso Marqués hasta su muerte acaecida, siendo prisionero de los realistas, en la ciudad de Guanare. No obstante este despliegue, vemos que elautor nada dice sobre las mocedades del Marqués. Y seguros estamos que acerca de esto nada pudo conseguir;al parecer el dato ha quedado en punto muerto por parte de los historiadores. Nos conformamos con la figura del héroe en el ocaso de su vida.

Se han dicho y escrito muchas cosas sobre José Ignacio del Pumar que lo ubican dentro de la realidad y la leyenda. Si nos remitimos a la pluma de José León Tapia, éste refiere en una de sus obras la personalidad y el mito de nuestro Marqués, yéndose a una figura legendaria, cuyos caprichos burgueses y sus privilegios lo indisponían en los contornos de sus dominios. Interesante es el retrato escrito que del personaje hace este escritor y memorialista: “alto, blanco, de hermosos ojos negros con un marco de cejas oscuras y anchas como dos selvas cercanas, casi se unían en sus confines. La cara larga y los rasgos duros y rectos, pero los ojos fijos, penetrantes, quemantes en la mirada autoritaria”.

Pérez Cantor ha logrado en su libro recoger buena parte de la leyenda y mucho de la historia real del señor del Pumar, con una alta dosis de amor patrio, de barinidad proclamada a los cuatro vientos y cabalgando la historia nuestra con apego a la verdad y la justicia. Esta edición, muy bien editada, con proliferación de fotografías de la Barinas de antaño, el Palacio del Marqués y algunos personajes barineses vinculados a esta historia, fue posible por medio de su propia iniciativa y aporte pecuniario.

2 comentarios en “Un Marqués sacado de la leyenda

  1. Saludos desde California. Soy una descendiente del Marques del Pumar y me gustaria establecer comunicación con usted y aquellos autores que saben de el. Me gustaria si pudieran compartir fotos del palacio o si hay una pintura del el para ver como se veia. Mi mami tiene 92 anos y recientemente supimos de nuestra descendencia. Muy curioso todo. Mil gracias. Me pueden escribir a conchitadelcarmen@yahoo.com

    Me gusta

    • Saludos desde Barinas, Venezuela. me sorprende gratamente tu comentario. Por supuesto que voy a ponerte en contacto con dos personas que te pueden ayudar bastante. Mañana miércoles les aviso y les doy tu correo. Las vueltas que da la vida. Gracias por comentar por aqui

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s