Los buenos lectores se forman en la infancia


lectura_chamosVictoria Manuela Orozco.- Los lectores se hacen en la infancia a través de la cotidianidad, del hábito. Para ello hay muchas herramientas disponibles, y la excusa de la falta del tiempo es un enemigo fácil de vencer. Leer un poco cada día es un aporte importante en el desarrollo de los más pequeños. Enseñar el hábito de la lectura es, sin duda, uno de los mejores regalos de los padres a sus hijos.

Leer ayuda a mejorar el desarrollo afectivo en las familias a medida que se hace de manera acompañada entre padres e hijos, así como el desarrollo psicológico y lingüístico, lo cual conlleva a elevar su autoestima.

Las personas que trabajan en la promoción de la lectura concuerdan en que además de todos estos beneficios, leer y comprender lo leído otorga a los niños la libertad que solo concede el conocimiento.

Que los niños vean a sus padres hacerlo, es una de las herramientas más importantes para que ellos se involucren. Se recomienda apartar el cansancio y buscar espacios de tiempo para leer con ellos, así so

La lectura no puede imponerse ni puede mostrarse como una forma de castigo. Katherine Castrillo, de la Editorial El Perro y La Rana, señala que deben erradicarse frases de castigo que supriman otros medios de distracción como la televisión, la Internet o los videojuegos. Al respecto, María Medina, del Banco del Libro, agrega que debe buscarse equilibrio entre esos medios: “lo recomendable es dar orientación sobre su uso”.

“La lectura debe ser distendida, lúdica y menos complicada, porque leer es difícil. Hay que apostar a atender los niveles adecuados a la edad y gustos para que los niños vayan avanzando y aprendan, no solo a leer sino a hacerlo críticamente; que transformen la información en conocimiento, que lean autónomamente y disciernan”, explicó Medina.

Ana Caldera, bibliotecóloga, manifestó la necesidad de trabajar articuladamente entre los hogares, escuelas, bibliotecas -a las que hay que actualizar y nutrir- y las diversas ONG para aumentar y mejorar la lectura y adecuar las enseñanzas de las nuevas tecnologías sin restar valor al protagonista: el libro. El tacto, el poder manipular y trasladar un libro es muy importante para ellos. Aunque los costos a veces resultan elevados, se pueden ir adquiriendo poco a poco.

Buscar opciones entre la importante cantidad de recursos digitales, periódicos, tiras cómicas, modelos de calidad más accesibles económicamente -un ejemplo de ello son los libros impresos por la Editorial el Perro y La Rana– o alternativas como salas o espacios de lectura, acudir a la red de bibliotecas públicas que cuentan con sistemas de préstamo circulante para niños con carnet el cual es muy fácil de gestionar en cada sede. El ingenio y las ganas vencen las excusas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s