Me obsesiona tu nariz


BLOG SALTO AL REVERSO

Image

por Reynaldo R. Alegría

Cuando Alice salió de su clase de Antropología la obsesión se había apoderado de ella.

Desde entonces fue imposible mirar a un hombre sin enfocarse en el triángulo de hueso tapizado de cartílago, y de músculos, y de piel, que corona el centro de su rostro.  Hasta ese día, los hombres tenían su olor particular en el centro del pecho.

Pero a partir de ese día.  A partir de ese día jueves.  A partir de ese día en el que, como todos los jueves a las 2:50 de la tarde, llovía en la universidad.  Ya nada fue igual.  Desde entonces solo fue el asedio de que los secretos más íntimos de los hombres se advertían en su nariz.

—Desde tiempos inmemoriales, aunque sin testigos o documentos fehacientes que lo puedan confirmar (y por eso inmemoriales), sabemos que ha habido un gran aprecio por la belleza de…

Ver la entrada original 367 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s