Tu cuerpo, que llena la tarde con olor a nido


palabras a flor de piel

Foto: Klaus Kampert Foto: Klaus Kampert

¿Cómo resumir en un soneto la sorpresa que genera otro cuerpo, el querido, el deseado? De esta deliciosa manera lo hace el poeta mexicañol Federico Patán, de quien se me llena la boca al decir que fue mi maestro en la UNAM. Así firma el #MiércolesDePoesía…

Misterio y asombro

«Mi cuerpo, amor, junto a tu cuerpo erguido,/
lado a lado enraizados en la vida,/
arando el verde campo del sonido/
donde en simiente el ansia se suicida.//

Mi cuerpo, amor, junto a tu cuerpo herido./
Tu cuerpo flecha que en el viento anida/
un intento fugaz de ser hendido/
por el ardiente vuelo de otra herida.//

Mi cuerpo, amor, junto a tu cuerpo espiga,/
tu cuerpo sublunar, ya enriquecido/
por la tierra fugaz que lo fatiga.//

Tu cuerpo fruto que en perfil dorado/
la tarde llena con olor de nido:/
tu cuerpo misterioso y asombrado.»

Ver la entrada original

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s