437 años de Altamira de Cáceres


Humberto Morillo

altamiraUn pueblo soberano, es el que conoce y descubre su propia historia. ALTAMIRA DE CACERES, descubrió su historia la conoce y la personifica con la presencia de un ayer indígena y hace suya la constancia de hombres y mujeres, familias con nombres propios: RIVAS, OSUNA, JERES, QUINTERO, MONTILLA, MORENO, ARCHILA, PEÑA, MENDOZA, RODRIGUEZ, BENCOMO, UZCATEGUI, RONDON, TORO, ALARCON, LEAL, CAMACHO, GARCES, SANTIAGO, MENA, muchos más que escapan a la mente del cronista. Hombres y mujeres que formando un hogar en este valle del piedemonte andino, consolidaron una fe y una esperanza, cifradas en el porvenir de una vida mejor ante lo benigno de un clima, lo apacible de un río, lo exuberante de una montaña, lo mágico de una neblina, lo pintoresco de una lluvia, entre los cafetales y el ruido que sus quebradas de aguas cristalinas, llevan como canciones entre el aroma de los barrancos y sus caídas de agua, espejismo de ilusiones y poemas que entrelazan en arcoíris, el amor por su tierra, esperanzas cifradas en sus nacimientos y el bautizo con agua pura y bendita, de su quebrada la Chayota, escondida entre la montaña con aroma de café.

Era un día claro cuando Juan Andrés Varela, llega a la meseta, montado en su caballo castaño oscuro, con una lanza en la mano y en la otra su espada desenvainada. Los presentes fueron testigos del hecho: Juan Lorenzo, Alonso Velásquez, Pedro Esteban, Pedro Viso, Juan Sánchez Tueno, el reverendo padre Bartolomé Fernández y Francisco de Villapando, entre otros, todos vecinos de la ciudad de Mérida. Luego el capitán se apea del Caballo, estando de píe con su espada desnuda en la mano, y, en alta voz, ¿Quién me contradice? Y viendo que no había nadie que le contradijera, dijo en señal de posesión:

“Caballeros, séanme vuestras mercedes Testigos, como yo, en nombre de su majestad del Rey Don Felipe III nuestro señor y del señor Gobernador FRANCISCO DE CÁCERES… En su nombre tomo posesión el actual y corporal Belcasi De esta tierra… y fundo el pueblo por agora y para siempre, a quien ynstitulo la CIUDAD DE ALTAMIRA DE CACERES.”

LA ALTAMIRA DE CÁCERES, de hornos de cal, de trapiche, de rústicas alfarerías, de viejas casas de alto, de la virgen del Pilar de Zaragoza, invocada por el fundador, del Cerrito vigilante de cuitas amorosas, de calles de tierra, de personajes populares, de su iglesia parroquial, de cuentos y leyendas, de caminos reales, en fin una ALTAMIRA DE CÁCERES de historia y poesía. Hoy la Virgen Inmaculada Concepción, se pasea por sus calles como patrona de un pueblo agradecido, que ha escrito la más bella de las crónicas.

En estos 437 años de fundación, el pueblo rinde un homenaje a sus hijos y a quienes, venidos de muchas partes, hicieron de esta región, para siempre, su hogar, sus vidas, la morada eterna.

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s