Cómo fomentar la lectura en los niños


comofomentarlalecturaDesde la más tierna infancia se puede comenzar a fomentar y ver la lectura como parte del desarrollo afectivo y psicológico del niño. Si bien es cierto, que habrá que adaptar los libros a la edad y condiciones particulares de los niños, pero siempre hacer que la lectura sea algo cotidiano, divertido y emocionante.

Si se empieza desde bien temprano, los resultados a largo plazo se multiplican, y ya no sólo se debe fomentar por lo que puede resultar cuando crezcan, también en el momento del entrenamiento se ejercitan facultades y habilidades que de otra forma quedarían ocultas bajo la rutina diaria escolar.

Ventajas de fomentar la lectura

Una de las primeras ventajas a la hora de fomentar el hábito de la lectura, es el beneficio que se consigue para todos, ya que enriquece el vocabulario desde el origen del lenguaje infantil.

Esto potencia a largo plazo la escritura, ya que si se posee un amplio vocabulario, se cometerán menos o ninguna falta de ortografía a la hora de escribir.

La lectura sumerge a quien la practica en un mundo irreal, un mundo imaginario y fantástico, que de manera indirecta acrecienta la imaginación y la creatividad, ambas competencias muy importantes en la actualidad, por el carácter de distinción que otorgan a quien las posee, ya que es algo muy extendido en el momento, saber que en la diferencia está el éxito, hace que una persona imaginativa y con dotes creativos, es capaz de alcanzar más fácilmente las metas propuestas y salir adelante en situaciones complicadas.

La lectura debe ofrecerse como una opción más a los niños, no se debe obligar a leer, porque en este empeño se puede perder el interés por la lectura de manera muy drástica, es mejor que se haga de manera natural y espontánea. Los padres, que se preocupan por el aprendizaje y desarrollo de sus hijos, deben presentarla como parte del conjunto de actividades que realicen con ellos de manera rutinaria. De esa forma, motivarán constantemente la lectura, y poco a poco, se convertirá en un rato más de diversión al día.

Los padres deben dar ejemplo, y deben exponer el hábito de la lectura a sus hijos en sí mismos, dedicar un momento de la tarde a leer juntos, o compartir algún relato en familia, será algo muy beneficioso para los niños, y para los mayores, y las conclusiones que todos exprimirán de la situación de lectura será muy satisfactoria, y poseerá a la larga, ventajas en todos los sentidos.

Para conseguir fomentar la lectura, se necesitan unos protagonistas, un escenario, y unas acciones a ejecutar. Los protagonistas son los niños y los padres, donde tanto unos como otros recibirán las ventajas de la lectura directa y conjuntamente.

El escenario debe ser un ambiente tranquilo, con luz tenue, agradable para estar escuchando, leyendo o escribiendo, un lugar que haga que quien se introduzca en él, vea luz y color por donde pase, donde la imaginación este en su máximo esplendor, y donde los protagonistas sientan el valor que aportan a la cultura.

17 pasos

Las acciones a ejecutar son peculiares y útiles para el objetivo que nos ocupa:

  • Facilitar la realización del hábito de la lectura, aportando ideas, hechos y dedicación a compartir ese momento con los niños. Poner a su alcance herramientas para leer, lo conseguirán más seguros de sí mismos.
  • Organizar la biblioteca de los niños de manera conjunta, para que ellos asocien el orden a una lectura más satisfactoria y más divertida, y también para que sepan buscar libros que quieran leer. Es importante transmitirles el amor a los libros.
  • Meditar sobre lo que se está leyendo, hacer una reflexión de la lectura, ayuda a entenderla mejor, y a implicarse más activamente en ella. En los niños, se manifestará la reflexión haciendo preguntas, o buscando en el diccionario palabras que no entiendan.
  • Escuchar a los niños cuando hablan, ya que esconden sus verdaderas motivaciones sobre las que aprender e investigar.
  • Narrar adecuadamente lo que se lee en voz alta, con la entonación adecuada y las expresiones bien diferenciadas, la lectura en voz alta estimula la sensibilidad literaria, y la inteligencia simbólica.
  • Trepar por la imaginación de los niños, y llegar a alcanzar niveles óptimos de máximo rendimiento, para ahondar de manera más eficaz en el hábito de la lectura e instaurarlo como imprescindible en la vida infantil.
  • Alentar y estimular la lectura, dejando al alcance de los niños los libros para que los manipulen, abran, cierren, consulten… Y lleguen a ver en ellos un arma de saber, difícil de de olvidar.
  • Respetar el gusto de los niños por la lectura, que ellos elijan lo que quieren leer, ayuda a crear un mayor vínculo con la lectura que valoran más positivamente.
  • Legar ejemplo de hábitos de lectura. Con el ejemplo que los padres den a los niños, se potencia la lectura indirectamente. Los niños lo toman como algo habitual y divertido que todos pueden hacer en casa, ya que suelen imitar a los mayores.
  • Acompañar dando apoyo y resolviendo dudas cuando les surjan. El momento destinado a la lectura debe “vigilarse”, para que los niños entiendan que hacen algo muy positivo y en compañía, lo cual aumentará la autoestima de los niños al ver que forman parte del tiempo libre de sus padres.
  • Lograr un ambiente adecuado y cómodo para los niños es fundamental para que este hábito quede instaurado como algo normal y necesario en la vida diaria.
  • Expresar los sentimientos a través de la lectura, hace que se cree una atmósfera de complicidad y comprensión con los padres, que logra posicionarse como una de las facetas más relevantes de la lectura.
  • Contagiar la lectura, realizando esta actividad en común, y compartiendo las experiencias y sentimientos que de dichos momentos puedan surgir.
  • Tolerar los diversos puntos de vista que de la lectura pueden surgir según cómo sea cada niño. Aceptar que cada uno comprenda lo que lee de manera distinta u original, es algo que potenciará enormemente, de nuevo, la autoestima del niño.
  • Unir familias a través de la lectura, es algo que siempre se deja olvidado, y en cambio, al practicarlo, surgen los maravillosos beneficiosos de compartir el talento y la cultura.
  • Recomendar según la edad de los niños, unos libros u otros, evitará que en algún momento algún niño, se sienta frustrado por no entender lo que lee, o por aburrirse al leer algo demasiado sencillo para su nivel psicológico.
  • Asegurar la constancia en la lectura, reservando un tiempo para leer, donde se respire relajación y tranquilidad y se tenga una disposición óptima para leer y obtener el máximo beneficio.

Conclusiones

El hecho de fomentar la lectura hace que tanto los niños como los adultos, encuentren la satisfacción por la lectura, que muchas veces queda camuflada detrás del quehacer diario.

La clave de que termine gustando la lectura, en los casos más rebeldes, es el beneficio que los niños son capaces de obtener. Utilizando la imaginación, algo de armonía e interés, se consiguen grandes cantidades de constancia, y un legado que no debe perderse, sino crecer y potenciarse con las personas que consideren que la lectura es una gran herramienta cultural.

Esperamos que el artículo de Cómo Fomentar la Lectura en los Niños os haya sido de utilidad, y si tienes algún truco que estés utilizando con tus hijos o con tus alumnos, nos encantaría conocerlo para que más padres puedan ponerlo en práctica con sus hijos.

Tomado de: http://www.cuentosinfantilescortos.net/como-fomentar-la-lectura/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s