Un alcalde patriota: Juan José Briceño Angulo


Samuel L. Hurtado C.

Apresado el primero de mayo de 1813, Juan José Briseño Angulo, alcalde de segunda elección de la ciudad de Barinas, natural y vecino de ésta, de 39 años de edad, fue sometido a juicio el 8 de mayo a razón de considerársele “sospechoso” de haberse mezclado en la conspiración proyectada a ejecutar en la ciudad con el objeto de apoyar a los enemigos del “Reyno” que se habían posesionado del valle de Cúcuta a mediados del mes de enero de 1813.

Durante el proceso, Briseño Angulo negó cada uno de los cargos y reconvenciones hecha por los testigos e insurgentes. Al respecto, dijo que el ayudante Manuel Antonio Gómez lo conocía solo de vista nada más, quien estuvo en su casa el sábado primero de mayo, en compañía de los capitanes Julián Ontalva, Manuel Gómez Campos y Juan Álvares; los tenientes Gregorio Leamus y Agustín Montesdeoca, y Policarpo Samuel, con los cuales no se trataron “la menor cosa” en perjuicio del gobierno monárquico español.

Juan José Briseño Angulo manifestó que si bien era cierto que el sábado primero de mayo había paseado a caballo en horas de la tarde en compañía del capitán Juan Ávares, no trató ningún asunto relacionado con la sorpresa de los cuarteles, pues era la primera vez que dialogaba con él. Durante el recorrido se separó una cuadra antes, en la casa de don José Manuel Méndez, se llegó a ella, para luego, desmontándose de su caballo, fumar un tabaco. Allí le preguntó al referido Méndez de quiénes eran las hamacas que observaba, quien le contestó que de los oficiales de Carora. Al poco tiempo se acercó el capitán Álvares, ya que vivía allí. Seguidamente, regresó a su casa y como a las seis y media pasó a visitar al alférez don Manuel Marchan, con quien estuvo hasta las ocho de la noche.

Preguntado acerca del dinero que supuestamente disponía para apoyar la conspiración, dijo que por el momento se estaba manteniendo de dinero prestado, por lo que tales aseveraciones eran completamente falsas. Apuntó que había comisionado al Comandante General del Ejército de la ciudad de Barinas para ir a Guanare y Mijagual con la finalidad de solicitar unas mulas e inspirarlos a que dieran donativos de cualquier clase, pero que jamás había hecho mención de que remitiría cartas a los enemigos del gobierno, ni había dicho que “el intermedio” de la ausencia del citado comandante era el momento oportuno para ejecutar la sorpresa de los cuarteles. Que no se había mezclado en este asunto, ni a nadie había comisionado, ni pensado para enviar tales misivas.

A las declaraciones de don Juan José Briseño Angulo le fueron incorporados los autos levantados en su contra en el pueblo de Guasdualito durante el mes de septiembre del año 1812, por el capitán don Juan José Francisco Álvares, en las que se demostraban que Briseño Angulo había procedido en contra de “Su Majestad don Fernando Séptimo”, con bastante expresiones seductoras, mostrándose “adicto” al “gobierno intruso”.

A pesar de negar su participación en la conspiración, las pruebas en su juicio señalaban todo lo contrario. Por tales razones, al igual que otros patriotas, Juan José Briseño Angulo, fue condenado a la pena capital, siendo fusilado en la ciudad de Barinas el 22 de mayo de 1813.

hurtadosamuel@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s