La efímera existencia del Archivo Regional del Folklore


Marinela Araque

Hace veinte años, el gobernador del Estado Barinas para el periodo 1992-1996 Gehard Cartay Ramírez, decretó la creación del Archivo Regional del Folklore. El propósito era, consolidar un espacio de consulta documental en las áreas bibliográficas, mimeográfica, hemerográfica, sonográfica e iconográfica.

Esta institución estaba a su vez adscrita bajo la supervisión directa del Ejecutivo del Estado, a través de su Dirección de Cultura. Actuaba en coordinación con el Consejo Nacional de la Cultura (CONAC) y la Red de Bibliotecas Públicas del estado Barinas.

Los objetivos asignados eran: crear internamente el Archivo de la Palabra para la compilación de letras y textos de canciones, -como de poemas inéditos- de cultores populares. A su vez, que sirviese de banco de datos para artista con la posibilidad de brindar un servicio de protección legal a los autores y compositores. Organizar eventos de discusión sobre la materia. Promover y generar espectáculos regionales con la participación de los cultores.

Además, el Archivo Regional del Folklore le correspondía la implementación de talleres de formación en lo relativo a la fabricación de instrumentos musicales, originarios o no de la región.

Igualmente, crear vínculos entre los cultores e investigadores regionales y nacionales con el fin de fomentar las manifestaciones folklóricas de interés turístico del estado.

Al mismo tiempo, que contribuía a la reflexión sobre el mejoramiento de las condiciones socioeconómicas que requerían los cultores populares residenciados en la región barinesa e institucionalizar el Día Internacional del Folklore, con el fin de concientizar a la población barinesa sobre su importancia cultural y social.

Los responsables de la ejecución del referido decreto fueron los directores de Cultura, Edinson Pérez Cantor; Julián Bastos, Director de Educación y Carlos Ricardo Rojas Contreras, encargado de la Dirección de Turismo.

En palabras del profesor Pérez Cantor (2014), el archivo estuvo a cargo de Tamarayre Rojas. Por causas ajenas a la voluntad de las partes, la funcionaria se retiró y no fue asignado otro relevo, por lo que la institución tuvo que cerrarse.

Fue un espacio que funcionó durante un año aproximadamente. Estuvo ubicado en un área de la biblioteca pública. Era un lugar para resguardar la memoria de los barineses. Lamentablemente, como otras instituciones que han hecho vida en la ciudad, estaba destinado a desaparecer.

Hoy, sin embargo, debemos demandar la activación de espacios como estos: el Archivo del Folklore, el Archivo Histórico, la Imprenta Oficial del estado Barinas, la Imprenta Municipal, entre otros lugares de la memoria.

marinelaaraque71@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s