Un día extarordinario (Cuento)


Manuel Darío Gruber

Caminaba por el bosque sin rumbo fijo.  Aquel lugar con  grandes árboles, señales y caminerías, lo llenaron de júbilo ante la grandeza que tenía por delante.Desde niño había imaginado que él, Toño Cárdenas, que venía de los altos arenales de Coro,transitara porestos predios de frondas exuberantes. Era una experiencia sin precedentes.Su memoria registraba cardones y un sol intenso sobre las dunas, allí donde pasó su primera infancia. Su padre había llegado a estas tierras llevando a su familia: su mujer y dos muchachos. Toño,el mayor,contaba ahora12 años. Una parcela de apenas tres hectáreas logró el padre en el piedemonte barinés, en las estribaciones de la cordillera andina.

-Cuéntame sobre los médanos, Toño. ¿Son bonitos? Le preguntó su tía Petra al apenas llegar a la casa donde residían.

  • Claro que sí, tía. Por allá no hay árboles como aquí; sólo hay  mucha arena y cardones. Pero, a la salida del sol podemos ver un bello espectáculo.

  • Y, cómo es eso, Toñito?

  • Bueno, el sol se refleja en las dunas y  nos hace ver mínimas estrellitas  de colores.

2

Las dunas fueron una constante en su primera infancia; ellas venían con los vientos alisios desde el mar. Y los cujíes, que almacenaban tanta arena en sus entornos.

Recordó, con un dejo de tristeza, el vuelo y el canto del cardenalito coriano y sus juegos en las dunas corriendo tras los zorros y las lagartijas que por allí hacían sus incursiones.

¿En esta montaña hay muchos animales, tía? Preguntó con mucha curiosidad.

-Pues sí, Toñito. Por aquí abundaban hace muchos años el tigre mariposo y los venados y las lapas y los conejos y cachicamos. Pero ahora ya casi no se ven. Los cazadores han acabado con algunas especies. Solo entran al bosque para buscar a los animales y darles muerte. Eso es muy perjudicial para nuestro medio ambiente.

-Y esos cazadores, de dónde salen?

-De todas partes, Toño, de todas partes. Son como una maldición que le ha caído a nuestra selva. Suben y bajan como demonios. ¡Ni porque han decretado este lugar como parque nacional respetan estos depredadores!

Petra Cárdenas, hermana de su padre, es maestra jubilada. Frisa los sesenta años y  vive en el piedemonte desde muy joven. Al quedar viuda, se estableció en este lugar, llamado San Rafael, con una granja donde siembra hortalizas y frutales.

3

Al día siguiente,Toño volvió al gran parque donde grandes samanes, araguaneyes, jabillos, caobas y otras especies forestales dominan el ambiente, creando una atmósfera de atracción prodigada por la naturaleza. El contraste entre su tierra de origen y las bondades de la boscosa terraza piedemontana que ahora frecuenta, le inducen a nuevas sensaciones y nuevas fábulas al contacto directo con el lugar.

Ese día extraordinario en que se adentró en el bosque, sin rumbo fijo, sólo caminando, extasiado ante la maravillosa visión de la floresta y  atraído por la magia de su entorno, lo recordaría siempre en su devenir existencial. Allí juró convertirse en guardabosques.Al paso del tiempo salióde las aulas universitarias como un fervoroso profesional para la defensa y protección de los recursos ecológicos su patria.

Mayo, 2013

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s