Corazón trasplantado


SALTO AL REVERSO

Corazon por Erechel

por Reynaldo R. Alegría

Dicen que cuando se muere uno conocido, se mueren tres.

Un miércoles en la noche, al terminarse la misa diaria a la que solía asistir, el Padre Francisco nos dio la triste noticia de que Cheo había muerto.  Todos queríamos a Cheo.  Él fue presidente del Club de Jóvenes de la Parroquia y estaba casado con la mujer perfecta con quien tenía la relación perfecta, con la que había procreado los hijos perfectos y quien además de gozar del trabajo perfecto como ingeniero, ahora era Presidente del Consejo Parroquial.  Cheo llevaba una vida frugal.  Comía poco y liviano, hacía ejercicios diarios y no tomaba ni fumaba.  Parece que su condición de hipertensión arterial de naturaleza genética le ordenó un inesperado paro cardíaco a los 42 años.

Esa noche no podía conciliar el sueño.

A mis 39 años ya he tenido varios sustos relacionados a mi corazón. …

Ver la entrada original 535 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s