Ignacio Carrero, entre el llano y la montaña


Manuel Darío Grüber

Por estos días septembrinos tuvimos la oportunidad de acercarnos nuevamente a la obra de un destacado artista plástico barines, el que ya cuenta con una dilatada trayectoria dentro del quehacer artístico de la región. Ignacio Carrero, exhibe una muestra individual de poco más de veinte óleos en salas del Museo Alberto Arvelo Torrealba. Todas de gran formato. Se trata de un pintor que no escatima esfuerzos para dar a conocer sus recientes creaciones al óleo, las que él cataloga enmarcadas dentro del naturalismo y el impresionismo. Se presenta ante nosotros como el “Pintor de Barinas”, siendo este lema nada carente de autenticidad, toda vez que Carrero, nacido en Santa Bárbara de Barinas, hace honor en todo momento a este gentilicio dentro de sus formas expresivas, tanto en la plástica como en la música, ya que también es un hábil intérprete de la bandola y otros instrumentos musicales de cuerda.

La exposición que Ignacio Carrero ofrece en los actuales momentos consta de una variedad de paisajes andinos y llaneros. Son relevantes motivos que salen de su imaginación y los coloca frente al público en un alarde de destreza pictórica ya suficientemente madurada a través de los años. Su vocación data de muy temprana edad, cuando a los quince años se vino a Barinas con sus padres y aquí dio sus primeros pasos en este arte. Lo conocí a mediados de los años setenta junto a otros jóvenes pintores de entonces, entre ellos Alirio Orlando Medina y Henry Alizo.

El tema del paisaje llanero lo trata con vigorosas pinceladas, con una carga de elementos emblemáticos de la llanura barinesa, cuyas motivaciones van de un señero apamate en mitad de la sabana hasta parajes ricos en pastos, riachuelos y hondonadas propias de la tierra llana; así como también protagonizan los caballos y las garzas, todo bajo el tratamiento cromático entre luces y sombras, para la mejor definición de las formas en el paisaje. Lo mismo pasa con el tema de la montaña andina o barinesa, altibajos del piedemonte, dos hermosas vistas de Altamira de Cáceres, una de Calderas y, como si su pincel fuera todoterreno, se adentra en los vericuetos de las escarpadas montañosas. Todo este repertorio plástico tratado con el respeto que se merece nuestro medio ambiente y fue ejecutado con maestría e inspiración creativa. Los lienzos de Carrero se inscriben dentro de la mejor tradición plástica de la región barinesa. El artista cuenta con más de cincuenta exposiciones individuales a nivel nacional e internacional.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s