El perro y el sol


Todo lo que eres

Había una vez un perro que se enamoró completamente del sol. Él era feliz los días en que Febo iluminaba con sus rayos, ya que sabía que salía de paseo, podía correr por los parques, y hacer todas las cosas que le gustaban. Y allí arriba estaba él, mirándolo, dándole su amor incondicional.

Un día el perro se encontró con un genio, el cual decidió concederle un deseo. El perro pidió ser humano porque pensó que de esa manera podría estar más cerca de su amor. Deseo concedido. De golpe una tormenta enorme azotó la ciudad, y cuando dejó de llover, el perro era un hombre. Un hombre muy apuesto.

216104_10150156200266082_8016073_nPasada la tormenta, salió el sol, que se sintió muy triste y deprimido por no encontrar a su amigo perro que lo miraba tiernamente desde la Tierra. A partir de ese momento nació el invierno. Los días se hicieron más…

Ver la entrada original 884 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s