De persona a persona

Originalmente publicado en BLOG SALTO AL REVERSO:
Rojo. Le hervía la sangre y se lo hizo saber. Le arrojó sus cartas y le clavó sus miradas de puñal, todo aquello que una vez sintió por él, lo devolvía en la dirección opuesta, con más vinos que siestas, se perdieron las apuestas. Verde. Silenciado por sorpresa…