Grises, por Luz Marina Almarza


Los días cenizos son como los gatos a rayas.
Son días de nostalgia pero también de sosiego
Pues el sol filoso y despiadado;
No te taladra los ojos y las cienes
Para que te le levantes de un salto;
Ni son como el gato lloroso y hambriento del vecino
Que nunca está en su casa;
Que se trepa por la ventana del vidrio partido
Estirándose como si nada le costara

Los días grises te acarician la piel,
Te hablan bajito, te dan ganas de hablar con Dios
En voz baja sin que nadie te estorbe,
Cuando pasan siempre enfrente de tu vereda
Para ir a cualquier lado, porque ese
Es el paso único
Quieras o no.

Los días cenicientos no son todos los días.
Vienen de pronto sin avisarte
Y te llegan de soslayo por la espalda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s