Puerto distante, por Arnulfo Quintero López


Intento escribirte desde esa soledad
que viene en cuenta gotas
ataviada de dama nocturna
para confundir a los incautos
a los que esperan el milagro del amor
en un tiempo tan distante del encanto.
Te escribo
por la necesidad de cantarte en esta noche
la primera serenata de tu día
pendiente de tus pasos
cuando vuelas despierta
en la azarosa vuelta del regreso,
para que no sea el silencio
quien gane la partida
y se esparzan tus sueños con los míos
en ese azar de regreso y despedida.
En fin te escribo
con la ternura de un león tranquilo
con palabras
sin pliegues ni distancias
en espera de que el silencio
diga las nuevas palabras de tu historia
y empezar desde ese nunca
a recrear las pequeñas historias de amor
que cuentan en tu puerto
los marinos que regresan del mar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s