Domingo de Resurrección, por Laurencio Zambrano


Desde el sábado de Gloria
no sabía a ciencia cierta
si estaba en las puertas del paraíso
o del infierno.

Diablas y diosas se lo disputaban por parejo.
Le ofrecían
las suculencias de la inmortalidad
y otros confites.

De repente se sintió succionado
por el borrascoso cuerpo
—Ay, ay ¿qué es esto dios mio?—
y por la inmortal besopatía de su amada
que lo conjuraba con plegarias del amor
y las potencias de una docena
de pastillas de Sildenafil de 100 miligramos.

A punta de besos, su mujer
lo levantó del féretro,
Y la muerte se quedó
con los crespos hechos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s