Mi alma, por Gabriel Jiménez Emán


Mi alma lee a veces poemas para calmar su sed
ingenuamente cree
que puede ir más allá.
Mi alma disfruta de placeres efímeros
para recordarlos después
como cosas inmensas.
A menudo se enamora de una mujer
y yo se lo permito
también a veces dona un clavel a un anciano
en el parque
y se aleja sola a caminar entre los árboles.
Mi alma está habitada de pequeños pensamientos ilusos
y de faroles que se encienden calladamente
al fondo de sí misma.
Mi alma solicita un permiso para dormir junto a mí
se despierta antes que yo a preparar el día
abriéndose paso entre las cosas reales.
Yo le sonrío y la llevo conmigo
le agradezco en secreto
todo lo que hace para salvarme
me lleva a la cama me arrulla y le habla a mis sueños
pero mis sueños no hacen caso de ella
mis sueños siempre le huyen a mi alma
y ella triste se refugia en mi cuerpo
mientras yo le digo alma mía ten paz que algún día
estaremos tú y yo nada más
pasaremos de largo entre las cosas reales
y después tranquilamente
saldremos a dar un paseo entre las nubes.

Gabriel Jiménez Emán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s