De Linda Ruiz

Yo te alimento la piel y los sentidos pero nunca tu amor venció la ausencia y has regresado a mí cuando has querido porque sabes que también tú me alimentas Pero temo que el amor se vuelva furia insaciable sin agua de remanso sin una migaja de ternura sólo un fuego profundo en nuestros cuerpos…