De Rourke Boada

En el filo de un precipicio, ella jugaba a ser el viento; ella en su juego ficticio, no sentía nada de miedo. En el filo de un precipicio, ella seduciendo al peligro, hacía hermosas piruetas. Su vestido de seda, ¡qué belleza! en la danza resaltaba, aún más su silueta. En el filo de un precipicio,…

De Rourke Boada

Alguien que baje la luna hasta tu patio, no es tan admirable como quien te haga sentir que cualquier basurero sea un paraíso. ¡Sentir!. ¡Esa es la palabra! Alguien que con sólo su voz diga: ¡abracadabra! Y todo se llena de color, se llena de magia. ¡Sentir¡ Sentir un vértigo desde el suelo, sin haber…

¡Adios!, de Rourke Boada

¡Sí! ¡Adiós! tan sólo eso, y adiós te doy. No es un adiós que signifique que no volvamos hablarnos, o no volvamos a mirarnos. Mi adiós no es esa lejanía de tiempo, o de distancia; ni la de llenar un vacío que deja una ausencia con otra presencia. Mi adiós, el adiós que te doy,…